Liga Comunidad es un espacio para estar más cerca de ti.

Encuentra todo nuestro contenido.

“He hecho todo lo que me he propuesto”

Germán Guajardo:

Mi niñez no fue muy agradable y siempre me sentí distinto a los demás sin saber por qué. Era un niño un poco retraído y tímido, por lo que me costaba entablar relaciones con otras personas. Casi no jugaba con los demás niños. Quizás esa forma de ser se debía a mi epilepsia, que aún no había sido detectada. Además no tenía las herramientas para enfrentarme a las personas que me encontraban “extraño”. Por culpa de un diagnóstico tardío muchas veces sentí el rechazo, tanto en el colegio como en la villa donde vivía.

A los 13 años tuve mi primera crisis, que era de ausencia, las que se fueron intensificando con el tiempo. En ese tiempo mi mamá me llevó al médico y me diagnosticaron epilepsia. El médico que nos atendió nos recomendó que fuéramos a la Liga Chilena contra la Epilepsia para obtener una atención integral, y así fue.

Llegué a la Liga el año 1992 y nunca más he dejado de ir. Ahí conocí a mi doctora tratante, que me ve hasta el día de hoy, a quien seguiría hasta el fin del mundo, Estoy muy agradecido de todos los cuidados que me han entregado. Ella me ayudó a comprender que la epilepsia la tenía que tratar como una enfermedad más.

En la Liga, en general todos tienen buen trato y muy buena disposición. Yo soy muy tímido por lo que me han ayudado a obtener más confianza en mí mismo y a relacionarme con otras personas. A partir de ello es que di mi primer gran paso: comenzar a trabajar en una faena. Aquello fue una gran experiencia ya que todas las personas con las que me relacionaba sabían de mi condición, pero como nunca me vino una crisis nadie le tenía temor. Me integraron a las actividades sociales, por lo que me pude relacionar mejor con las personas.

Pese a ello, aún me faltan cosas por desarrollar, como por ejemplo, conocer a mujeres. Me cuesta acercarme y conversarles, pero son herramientas que ido trabajando y mejorando con el tiempo. Con el apoyo de una terapia, siento que tarde o temprano lo lograré, así como he hecho todas la demás cosas que me he propuesto. El resto de mi vida la vivo con normalidad, me movilizo en bicicleta, juego pichangas con mis amigos y salgo a fiestas (eso si, sin tomar alcohol).

Más temas